C/En Sanz, 6 - pta. 9. 46001 Valencia. Tel: 963 256 294
TwitterFacebookASK IvapsanLinkedIn IvapsanGoogle Plus + Ivapsan

Menu Secciones

Preguntas Frecuentes

 

Un psicólogo es un profesional de la salud mental. Su principal función es preservar el bienestar de sus pacientes, por lo que dispone de conocimientos especializados para resolver aquellas situaciones que éstos pudieron percibir como abrumadoras o que les generan problemas personales relevantes. También dispone de las herramientas adecuadas para abordar trastornos clínicos (depresión, ansiedad, etc.), fundamentándose en los criterios de eficacia científicamente establecidos y en una evaluación precisa de los síntomas.

Determinadas situaciones de la vida pueden propiciar la consulta con un especialista en Psicología, no siendo necesario manifestar síntomas propios de una enfermedad mental. Cualquier problema personal (desde un divorcio, un duelo o la pérdida de empleo) puede hacer recomendable acudir a un psicólogo si la persona siente que lo necesita.

El psicólogo es un especialista que dispone de conocimientos precisos sobre estrategias eficaces para resolver problemas de muy diversa naturaleza. Es habitual que a lo largo de la vida se nos presenten situaciones difíciles de resolver, en las que la ayuda de un profesional puede jugar un papel clave en su resolución. Así pues, el malestar que se asocia a este tipo de conflictos puede atenuarse con la ayuda de un psicólogo.

El psicólogo también dispone de herramientas científicas para intervenir en el tratamiento de los trastornos mentales, poniendo a disposición del paciente y su familia los recursos clínicos más eficaces para ello. La labor de estos especialistas está ampliamente reconocida en la sociedad (tanto por los propios pacientes como por la comunidad científica), pudiendo actuar como terapeutas en solitario o en colaboración con otros profesionales (psiquiatras, neurólogos, nutricionistas, etc.).

El criterio fundamental en la decisión de acudir a un psicólogo corresponde al propio paciente, quien deberá valorar la necesidad de solicitar ayuda si lo considera necesario.

El tratamiento psicológico es un proceso que consta de diferentes fases. Es necesario evaluar la presencia e intensidad de los síntomas, establecer un diagnóstico preciso y trazar un programa terapéutico personalizado. Como proceso no resulta viable determinar una duración exacta, ya que ésta va a depender estrechamente de las características del problema por el que el paciente solicita intervención profesional. Una vez finalizado el tratamiento, es necesario determinar un periodo de tiempo para realizar evaluaciones de seguimiento para garantizar el mantenimiento de la mejoría conseguida.

Todos los profesionales de la Psicología deben pertenecer al Colegio Oficial, que es el organismo que determina las condiciones de la actividad profesional. Entre las competencias de la institución (COPCV, en el caso de los profesionales que constituyen el equipo terapéutico de IVAPSAN) consta la determinación de los honorarios profesionales que los psicólogos habrán de percibir por su trabajo como terapeutas. Conocedores de la actual situación económica, IVAPSAN ha fijado unos honorarios ajustados a los límites inferiores señalados por el Colegio Oficial:

-          Tratamiento Individual: 50€ por sesión.

-          Tratamiento de Pareja: 70€ por sesión.

-          Tratamiento Grupal / Cursos: A partir de 10€.

Uno de los elementos esenciales de la relación terapéutica es la confidencialidad de la información que se comparte. De este modo, a no ser que el paciente manifieste su voluntad de que ésta trascienda a terceras personas (familiares, pareja, etc.), el psicólogo será el encargado de custodiar (a través de los procedimientos especificados por la Ley Orgánica de Protección de Datos) la información compartida.

Los psicólogos y los psiquiatras comparten el objetivo común de preservar la salud mental de la población, pero cuentan para ello con herramientas diferentes. El psiquiatra es un profesional de la Medicina y cuenta, por lo tanto, con competencias para orquestar (y supervisar) tratamientos farmacológicos que alivien los síntomas inherentes al trastorno mental. Los psicólogos, en cambio, articulan tratamientos dirigidos a explorar los componentes psíquicos y conductuales vinculados a los diferentes trastornos mentales (o a cualquier situación vital que genere malestar), para diseñar un tratamiento que aborde la situación a través de una intervención terapéutica focalizada en el alivio de los síntomas y la mejoría del bienestar.