C/En Sanz, 6 - pta. 9. 46001 Valencia. Tel: 963 256 294
TwitterFacebookASK IvapsanLinkedIn IvapsanGoogle Plus + Ivapsan

Menu Secciones

Obesidad

La obesidad es una problemática de salud que se conoce desde hace años pero ha sido en la última década cuando se ha observado un importante incremento en la sociedad. Gran parte de este aumento lo debemos al cambio que hemos sufrido en el estilo de vida, habiéndose extendido actualmente el estilo sedentario (aumento de horas de televisión, ordenadores…) y el cambio en los hábitos alimentarios, ya que también apreciamos un incremento en el consumo de comida rápida con alto aporte calórico.

Se conoce como obesidad el exceso de masa grasa en las personas, dada una altura determinada y en función del género. En términos generales, consideramos sobrepeso cuando el Índice de Masa Corporal (IMC) supera la puntuación de 25 y obesidad cuando esta puntuación es mayor de 30. El IMC se calcula utilizando la fórmula: IMC= peso (Kg)/ altura^2 (m).

Es muy importante hacer frente a esta problemática ya que supone, para las personas que la sufren, una alta probabilidad de riesgo de padecer otras patologías graves, como problemas cardiovasculares, respiratorios, diabetes… Junto a las consecuencias psicológicas negativas que conlleva (complejos, sentimientos de inferioridad…).

La obesidad es un problema de carácter multifactorial, es decir, tanto las características genéticas, como las psicológicas y sociales influyen en su aparición y  desarrollo. Por ello, también es importante que el tratamiento se enfoque desde una perspectiva multidisciplinar donde participen nutricionistas, médicos y psicólogos. El tratamiento psicológico de la obesidad se dirige a trabajar la motivación, las conductas y las cogniciones de las personas para conseguir crear unos nuevos hábitos más saludables.

Además, también es importante el papel que juega el psicólogo cuando el paciente va a someterse o ya se ha sometido algún tipo de intervención quirúrgica para el tratamiento de esta problemática. Las variables psicológicas tienen un alto poder de influencia en estos casos, tanto para la mejoría como para la prevención de recaídas.